A finales de 2020, ARECO firmó un acuerdo de colaboración con la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático de la Escuela Superior de Comercio Internacional de la Universitat Pompeu Fabra (ESCI-UPF) para promover proyectos de investigación sobre la sostenibilidad y circularidad de los envases en la distribución agroalimentaria.

En este contexto se ha creado la Beca ARECO de investigación postdoctoral, con una duración de tres años, para iniciar un estudio sobre la circularidad de estos envases, así como otros desarrollos científicos para evaluar la sostenibilidad de estos elementos, especialmente alrededor de conceptos como el análisis del ciclo de vida (ACV), la huella de carbono y la economía circular.

La investigadora que va a llevar a cabo este estudio en el marco de la Beca ARECO es Laura Batlle-Bayer, Ingeniera Agrícola por la Universitat Politècnica de Catalunya, con un MSc de la Universidad de Wageningen, en Holanda.

En la actualidad Laura está finalizando su tesis doctoral en la Universidad de Cantabria, dirigida por el Dr. Pere Fullana i Palmer y Dra. Alba Bala de ESCI-UPF, dentro del proyecto CERES-ProCon. La tesis, enmarcada dentro del Programa Horizonte 2020 de la Unión Europea y financiada por el Ministerio de Economía y Competitividad, evalúa la

Anteriormente Laura trabajó como consultora en Blonk Consultants, realizando evaluaciones ambientales de productos alimentarios mediante la metodología del análisis de ciclo de vida. También ha sido investigadora en proyectos relacionados con el cambio climático y cambios del uso de suelos en la Universidad de Utrecht (UU). Asimismo, obtuvo una beca de investigación de un año en el Centro Internacional ISRIC.

Para Laura Batlle-Bayer, investigadora de la Beca ARECO, “el sistema agroalimentario actual, tanto a nivel español como global, necesita transformarse en un sistema sostenible, que optimice el uso de recursos, evite el desperdicio y reduzca impactos ambientales. En definitiva, un sistema circular, regenerativo y que suministre alimentos de calidad y asequibles para la población. Por ello, es esencial evaluar la circularidad de los sistemas de distribución agroalimentaria, como estamos haciendo en el marco de la Beca ARECO”.