En 2020 la revista científica Resources, Conservation and Recycling publicó el estudio comparativo del impacto ambiental del sistema de distribución peninsular de frutas y verduras con cajas de plástico reutilizables (CPR en adelante) y con cajas de un solo uso de cartón, aplicando la metodología del Análisis de Ciclo de Vida (ACV), desarrollado en 2018 por la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático de ESCI-UPF.

Este tipo de estudio permite, en primer lugar, estimar el desempeño ambiental de las CPR. Como ya publicó ARECO, las CPR, en este caso de estudio, tienen menor impacto ambiental; por ejemplo, tienen un 88% menos de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y un 57% menos de consumo energético que las cajas de cartón de un solo uso.

En segundo lugar, permite identificar las etapas del ciclo de vida que contribuyen más al impacto ambiental. En el caso de las CPR, la etapa de servicio es la que tiene un mayor impacto (70%), siendo el transporte el proceso que más contribuye, seguido por el lavado e higienizado de las cajas. Con respecto a la fabricación de las cajas, la producción del polímero granulado es el proceso más importante, con una contribución total al impacto del 22%.

En tercer lugar, el estudio da a conocer los parámetros claves para el buen desempeño ambiental del sistema de distribución. Un parámetro importante es la durabilidad de las CPR, es decir, su vida útil y el número de rotaciones al año. Una mayor durabilidad permite reducir el consumo de recursos para la fabricación de las cajas. Además, en base al análisis de sensibilidad del estudio, se encuentran otros dos parámetros importantes: el reciclaje de las CPR y la calidad del granulado de plástico reciclado obtenido.

Finalmente, estos hallazgos sirven como base para seguir evaluando y definir futuras líneas de acción que permitan seguir mejorando el desempeño ambiental de las CPR. Por ejemplo, acciones que se enfoquen en aumentar la cantidad de plástico reciclado en la fabricación de las cajas, la eficiencia del uso de recursos en el lavado de las CPR, así como cambios en el mix eléctrico empleado en las diferentes etapas. Estas intervenciones, entre otras, se evaluarán a lo largo de la beca ARECO de circularidad.

Por Laura Batlle Bayer, investigadora de la beca postdoctoral ARECO en la Cátedra UNESCO de Ciclo de ida y Cambio Climático de ESCI-UPF.