• Un mismo envase de este tipo puede ser utilizado hasta en más de 100 movimientos.
  • Para el transporte de 1.000 toneladas de fruta y verdura se necesitan 66.000 cajas de plástico reutilizables, frente a las más de 6 millones que se utilizarían de envases de un solo uso.
  • El sistema de envases reutilizables es el más sostenible, según un estudio del Instituto Fraunhofer y la Universidad de Stuttgart que ha comparado los diferentes sistemas de embalaje en la UE.

Los envases de plástico reutilizables que se utilizan en la distribución agroalimentaria tienen un ciclo de vida útil de 20 años y pueden ser reutilizados hasta en más de 100 movimientos, lo que supone enormes ventajas medioambientales, ya que permiten ahorrar recursos y reducir los residuos, según un estudio del Instituto Fraunhofer y la Universidad de Stuttgart sobre la sostenibilidad de los sistemas de embalaje en Europa.

El estudio realiza una comparativa entre los tres sistemas de envases (cajas de plástico reutilizables, de cartón y de madera) que se utilizan en los cinco países más importantes en producción de frutas y verduras (España, Italia, Francia, Países Bajos y Alemania) y en cuatro de los más grandes mercados compradores (Francia, Países Bajos, Gran Bretaña y Alemania).

Así, para transportar 1.000 toneladas de frutas y verduras, se necesitarían 66.667 cajas de plástico, teniendo en cuenta una vida útil de 20 años y 100 posibles reutilizaciones, y contabilizadas las cajas que habrían de sustituirse por deterioro (unas 15.000).  Trasladado este cálculo a los envases de un solo uso (cartón y/o madera), se necesitarían hasta 6.666.800 cajas de este tipo para la distribución de la misma cantidad de productos, es decir, 100 veces más envases.

El estudio compara los tres sistemas (plástico reutilizable, cartón y madera) en función de sus efectos medioambientales y sus costes económicos y sociales, con el fin de valorar el nivel de sostenibilidad de cada modelo.

Consecuencias para el medioambiente

El estudio del Instituto Fraunhofer compara los efectos en el medio ambiente de los distintos sistemas de envases, en cinco categorías: eutrofización (contribución a la sobrefertilización); destrucción de la capa de ozono; formación de fotooxidantes; acidificación (contribución a la lluvia ácida); y efecto invernadero.

De forma global, los envases de plástico reutilizables son los que obtienen los mejores resultados frente a otro tipo de envases de un solo uso:

  • 49% menor potencial de emisión de gases de efecto invernadero
  • 33% menor potencial de reducción de ozono
  • 46% menor potencial de smog de verano
  • 69% menor potencial de acidificación (contribución a la lluvia ácida)
  • 78% menor eutrofización (contribución a la sobrefertilización)

Al mismo tiempo, dado su ciclo de vida, el sistema de envases de plástico reutilizables es más eficiente desde el punto de vista económico, ya que el coste de fabricación de las cajas se reparte durante un mayor tiempo de utilización.

En definitiva, el sistema de envases reutilizables se enmarca dentro de la estrategia medioambiental de la Unión Europea basada en las tres R: Reducción*, Reutilización, Reciclaje.

 

* Reducción de la materia prima empleada en la fabricación del producto, reducción del volumen del producto y reducción de las emisiones de CO2.